Skip to content

Fuera de control

Mira que me sé la teoría de lo que debería hacer y no hacer como madre. Bueno, teorías hay muchas pero nosotros intentamos ceñirnos a la que va más acorde con nuestros valores y manera de vivir. Creo que intentamos educar a nuestras hijas lo mejor que podemos y sabemos, pero alguna vez me descontrolo…y cuando lo hago me odio.

Quizás la palabra odio suene muy fuerte, pero me disgusto tanto conmigo misma que no se me ocurre una forma suave de expresar el sentimiento que me queda cuando esto sucede. Jujú es una niña pequeña aún, y lo sé, pero a veces tengo la sensación de que me prueba hasta la saciedad y caigo, ¡buuuuuuuffff si caigo!

Hace poco tuvimos un conflicto bastante mal gestionado por ambas (lo suyo tiene excusa, lo mío no). Me puse como una loca, totalmente fuera de control. Dije cosas y traté la situación de forma vergonzosa, pero en ese momento estaba totalmente condicionada. No supe mantener la calma y cuando la tormenta pasó, tanto la niña como yo, estábamos consternadas.

Processed with Rookie Cam

Decidí seguir con nuestras obligaciones (teníamos que ir a comprar algunas cosas que hacían falta en casa). No tenía ganas de nada…me sentía muy triste pero me llené de valor, subí a Jujú al coche y conduje. Las dos hicimos el viaje en silencio. Ella estuvo cabizbaja todo el trayecto y yo sentía unas náuseas terribles. La quiero tanto que el estómago se me había puesto del revés por haber sido durante unos minutos “una mala madre”. ¿No tenéis nunca esa sensación?

Antes de ser madre no sabía nada sobre los “terrible twos” (terribles dos) o los “threenagers” (juego de palabras en inglés para referirse a los niños de tres años como a unos adolescentes). Nadie me había preparado para esto y por lo visto estoy muy verde. No sé como controlar bien el genio de mi hija, pero sí sé que no quiero perder el control nunca más. Ya sabéis lo que dicen: “children see, children do(los niños hacen lo que ven).

Me toca reflexionar. Quizás soy demasiado dura conmigo misma, pero definitivamente el fin no justifica los medios. Hijas, ¡preparaos!, porque aprenderé a ganar las guerras sin perder los papeles. Nunca es tarde para mejorar, ¿no?

Me voy a dormir, que buena falta me hace; además para tener mejor control de mi temperamento estar bien descansada es fundamental. ¡Buenas noches inquietos!

keep-calm-and-parent-on-4

Mamá inquieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: